Dimitrov

Grigor Dimitrov, campeón de Brisbane contra todo pronóstico

El búlgaro, séptimo en el orden de preclasificación, cortó una racha de 31 meses sin títulos tras consagrarse campeón del ATP 250 australiano. Allí, el de Haskovo superó al nipón Kei Nishikori (3) por 6-2 2-6 y 6-3. ¿Se encenderá el Baby Federer de una vez por todas? Por Santiago Angel.

Una semana perfecta para Grigor Dimitrov. En Brisbane, su primera parada del 2017, el europeo mostró su mejor faceta, tanto a nivel tenístico como psicológico. Hoy, en la ciudad costera, el conducido por el venezolano Daniel Vallverdú cerró una participación con muchísimos puntos interesantes de cara al futuro. Es que, en fin, este festejo será más importante aún si logra ratificarlo en los próximos torneos. El desafío inmediato que asoma en su horizonte es el Abierto de Australia, el primer Grand Slam, que se llevará a cabo desde el lunes 16 y se extenderá hasta el domingo 29 del mes corriente.

Volviendo a lo que ocurrió en la mañana de hoy -noche de Australia-, ¿cuáles fueron las claves del éxito para Dimitrov? En primer lugar, el temple para disputar los puntos decisivos. En este aspecto, uno de los más difíciles para desarrollar y que diferencia a los jugadores de élite del resto, el del viejo continente mostró una pronunciada evolución con respecto a lo que fue el 2016. La pregunta es: ¿podrá mantenerlo en el futuro? En cuanto al juego en sí, el revés fue su principal aliado. Con respecto al servicio, 79 % de puntos ganados con el primero, un porcentaje altísimo teniendo en cuenta quién estuvo del otro lado. La última llave del triunfo, y que no deja ser relevante, fue la cantidad de quiebres: tres contra dos. Este diferencial fue, en definitiva, lo que decantó la balanza del lado del ex pupilo de Franco Davín.

Previo a su victoria ante Nishikori, Dimitrov se deshizo de Steve Johnson (6-2 y 6-3. Estados Unidos. Primera ronda), Nicolas Mahut (6-2 y 6-4. Francia. Octavos de final), Dominic Thiem (6-3 4-6 y 6-3. Austria, 4. Cuartos de final) y Milos Raonic (7-6 y 6-2. Canadá, 1. Semifinales). De esta manera, el actual 17° del escalafón individual obtuvo su quinta corona a nivel profesional. Su última alegría había sido

en junio del 2014, cuando se adueñó del por aquel entonces ATP 250 de Quenn´s, en Londres.