All posts by Santiago Angel

f_16012017_murray_400

Andy Murray, sólido rumbo a la segunda semana

El británico, líder de la clasificación mundial y finalista del Abierto de Australia en cinco ocasiones, accedió a los octavos de final tras superar por 6-4 6-2 y 6-4 al estadounidense Sam Querrey, trigésimo primer preclasificado. Su próximo escollo será el alemán Mischa Zverev, hermano mayor de Alexander. Por Santiago Ángel.

A paso firme. Aún con una sonrisa dibujada en su rostro por la inesperada caída del serbio Novak Djokovic -número dos del ranking ATP y principal rival del crédito de Dunblane en la lucha por el título- ante el uzbeco Denis Istomin en la segunda vuelta de este primer Grand Slam del año, Andy Murray salió a la Arena Hisense, la tercera pista en importancia dentro de Melbourne Park, con varios litros de más en el tanque.

Además de la eliminación del balcánico, Murray también tenía otro incentivo en su tercer partido en la metrópoli australiana: crecer tenísticamente. Su nivel, principalmente en su debut ante el ucraniano Illya Marchenko, no había sido el que esperaba gran parte de la esfera que rodea a este deporte. Luego, ante el joven ruso Andrey Rublev, mejoró. ¿El inconveniente? El rival. Pese a tener mucho futuro por delante, el euroasiático, en situaciones normales, no representa una amenaza para el vigente rey de la rama masculina. Por este motivo y el mencionado anteriormente, la contienda ante Querrey se volvió vital para él: ganar y jugar bien, con mayor énfasis en esto último, eran sus premisas. Y cumplió. Triunfó y, de yapa, tuvo una gran actuación bajo el sol oceánico.

Murray, número uno del mundo desde el mes de octubre, fue trabajando este partido punto a punto, juego a juego. Los primeros games fueron ‘palo y palo’. Recién pudo romper el servicio del gringo en el noveno juego, lo cual le fue más que suficiente para conseguir la primera gran ventaja del partido. Posteriormente, en el segundo parcial, la diferencia entre uno y otro fue más evidente: dos quiebres y un contundente 6-2 dejaron en evidencia los presentes de ambos protagonistas. En el tercer set, que terminó siendo el último en una contienda que tuvo una duración de una hora y 59 minutos, el conducido por el checo Ivan Lendl se mantuvo firme

mentalmente y se adueñó del saque de su rival sobre el ocaso, lo cual le posibilitó meterse en la segunda semana del Happy Slam sin sobresaltos.

El sábado, con el objetivo de meterse entre los ocho mejores, Murray se medirá ante el mayor de los Zverev, quien batió por 6-1 4-6 6-3 y 6-0 al tunecino Malek Jaziri. Será el segundo enfrentamiento entre sí. La única vez que se vieron las caras fue en la edición 2016 del ATP 250 de Múnich, en Alemania. Allí, por los octavos de final del torneo que se disputa sobre arcilla, el actual bicampeón olímpico se impuso por doble 6-2.

Carreño

Jueves de ensueño en Australia para la Armada Española

Siguiendo los pasos de Rafael Nadal (9), el principal exponente de la Armada, Roberto Bautista Agut (13), David Ferrer (21) y Pablo Carreño Busta (31) avanzaron a la tercera vuelta del primer Grand Slam de la temporada. ¿Cuántos de ellos llegarán a la segunda semana? En principio, uno de los tres quedará eliminado en la próxima instancia. El por qué, en la siguiente nota de UBITENNIS en Español. Por Santiago Ángel.

Día redondo en Melbourne Park. Para Nadal, el gran favorito que tiene España en Oceanía, por su éxito ante el chipriota Marcos Baghdatis y la sorpresiva eliminación del serbio Novak Djokovic -número dos del ranking mundial y seis veces campeón de este torneo- a manos del uzbeco Denis Istomin; para Conchita Martínez, capitana de Copa Davis del elenco europeo, por los tres éxitos de los hombres que le siguen a Nadal en la clasificación mundial.

Bautista Agut, de gran comienzo de año tras conseguir el título en el ATP 250 de Chennai (India), volvió a demostrar de qué está hecho en este Happy Slam: sólido triunfo por 6-2 6-2 y 6-3 ante el nipón Yoshihito Nishioka. De esta manera, el castollense sigue sin ceder sets bajo el calor australiano. Su próximo escollo será nada menos que David Ferrer, la segunda raqueta más trascendente que ha tenido España en los últimos diez años, solo por detrás del nueve veces ganador del Abierto de Francia y ex número uno del escalafón individual. El de Jávea, que llegó a este certamen con más dudas que certezas, empezó a disiparlas con dos buenas producciones. El pasado martes, en su debut, con una buena victoria por la vía rápida ante el local Omar Jasika, quien fue invitado por la organización. En esta madrugada, 2-6 6-4 6-4 y 6-2 frente al estadounidense Ernesto Escobedo, procedente de la fase previa.

El viernes, con el objetivo de conseguir un lugar entre los 16 mejores, Bautista Agut y Ferrer compartirán una pista por tercera vez. Las dos primeras, con éxitos de este último. El último cruce entre ambos se produjo hace más de tres años, en la edición 2013 del Abierto de los Estados Unidos, en Nueva York. Allí, por los octavos de

final, quien en aquel momento era conducido por Javier Piles se impuso por 6-3 6-7 6-1 y 6-2.

Otro que también tuvo un jueves feliz en Melbourne fue el gijonense Pablo Carreño Busta, un jugador que crece año a año a pesar de las lesiones que lo tuvieron a maltraer en su mejor época dentro del circuito profesional. En su partido de segunda ronda, el trigésimo primer sembrado batió por 6-2 6-4 y 6-2 al británico Kyle Edmund. Su próximo adversario será… ¿Novak Djokovic? No… ¡Denis Istomin! Sí, el asiático, quien se ganó una invitación tras ganar el play-off previo a la competición, logró destronar al balcánico, lo que provocó el primer cimbronazo en este Abierto de Australia 2017. La pregunta es: ¿se extenderá el periplo de Oremburgo o será el hispano quien avance por primera vez a los octavos de final de un Grand Slam?

f_18012017_federer_175

Roger Federer puso segunda en Melbourne Park

El suizo, décimo séptimo sembrado en el orden de preclasificación, accedió a la tercera vuelta del Abierto de Australia tras superar por 7-5 6-3 y 7-6 (3) al estadounidense Noah Rubin, proveniente de la fase previa. Su próximo rival será nada menos que el checo Tomas Berdych, décimo cabeza de serie. Por Santiago Ángel.

Estadio repleto y muchísima ilusión alrededor de la Arena Rod Laver. ¿El centro de la escena? Roger Federer, ex número uno del mundo, cuatro veces ganador del Happy Slam (2004, 2006, 2007 y 2010) y, para muchos, el mejor jugador de la historia del tenis. Hoy, en su segunda actuación en esta edición 2017 del Grand Slam oceánico, el oriundo de Basilea dejó en evidencia una evidente evolución con respecto a lo que había hecho ante el austriaco Jürgen Melzer, en lo que fue su regreso a la actividad oficial tras más de cinco meses de ausencia.

Ante Rubin, un joven de 20 años con mucho para ofrecer en el futuro pero con pocas armas en el presente para dar el gran golpe, el ‘Expreso Suizo’ tuvo sus altibajos. Por momentos, supremacía absoluta; en otros, infinidad de errores que complicaban el panorama. Más allá de las intermitencias, lo más rescatable en el partido de hoy fue la actitud que tuvo Federer para salir airoso y sin ceder sets, y eso que estuvo 5-2 abajo en el tercer parcial.

Su próxima aparición en Melbourne Park será en la jornada del viernes, posiblemente la sesión nocturna. ¿El escenario? La Arena Rod Laver, una vez más, ese mítico estadio testigo de históricas batallas con el helvético en primer plano. Su oponente de turno será Berdych, quien batió por 6-3 7-6 (6) y 6-2 a Ryan Harrison, coterráneo de Rubin. Será el vigésimo séptimo cruce entre ambos. ¿El historial? 26-6 a favor del conducido por el croata Ivan Ljubicic. La última vez que estuvieron cara a cara fue hace un año. El lugar, aunque parezca una casualidad, el mismísimo Abierto de Australia. Allí, por los cuartos de final, Federer se impuso por 7-6 (4) 6-4 y 6-2.

SyWz9l9Ux_930x525

Diego Schwartzman, afuera del Happy Slam

El porteño quedó eliminado del Abierto de Australia tras caer por 6-3 6-3 2-6 y 6-4 ante el belga Steve Darcis. El único albiceleste que aún se mantiene en carrera es el chascomunense Carlos Berlocq. Por Santiago Ángel.

No fue su día. Todo lo que hizo bien ante el uruguayo Pablo Cuevas (22), no pudo hacerlo ante su rival de hoy. Diego Schwartzman, de gran cierre de 2016 en el circuito Challenger, quedó fuera de juego en el primer Grand Slam del año. En la previa, el crédito de Villa Crespo era el candidato para llevarse la contienda ante Darcis, un jugador que se caracteriza por su irregularidad.

Salvo el tercer set, en el que sí pudo hacer su juego, el partido fue un verdadero calvario para Schwartzman, quien se vio superado en todo momento por el europeo, quien construyó su victoria con el servicio y el drive como principales aliados. Para Schwartzman, en cambio, este último golpe fue su boleto de salida.

Con este resultado, las esperanzas de la Argentina se centran en ‘Charly’ Berlocq, quien en la jornada del jueves estará cara a cara con el francés Richard Gasquet, décimo octavo preclasificado.

Carlos Berlocq 1

Carlos Berlocq sobrevivió y sigue de pie en el Abierto de Australia

El argentino accedió a la segunda vuelta del primer Grand Slam de la temporada tras doblegar por 6-4 7-6 (4) 5-7 y 7-6 (8) al moldavo Radu Albot. Su próximo rival será el francés Richard Gasquet (18). Además, cayeron Horacio Zeballos, Guido Pella y Renzo Olivo. Por Santiago Àngel.

A puro corazón. Así lo resolvió Carlos Berlocq. El actual 90° del escalafón mundial tuvo que trabajar arduamente para ganar su tercer partido en Melbourne Park. Anoche, en su presentación, el conducido por Francisco Yunis dio un paso más que importante en este comienzo de año. Por el certamen, por las circunstancias y por cómo se dio, este partido quedará en su retina por mucho tiempo.

Berlocq, quien suele desenvolverse con mayor facilidad en arcilla que en pistas rápidas, tuvo una gran actuación durante las casi cuatro horas de acción. El servicio, con el cual obtuvo 18 saques directos, fue su principal aliado. ¿La clave? Su perseverancia para ‘golpear’ en los momentos exactos. Los dos desempates, vitales en el balance final.

El jueves, con el objetivo de meterse entre los mejores 32 del Happy Slam, Berlocq estará cara a cara con Gasquet, quien batió por 6-4 6-4 y 6-2 al local Blake Mott, proveniente de la fase previa. El historial lo lidera el europeo por 3-0. La última vez que se enfrentaron fue en la edición 2015 del Abierto de Francia. Allí, también por la segunda ronda, el dueño de casa se impuso por 3-6 6-3 6-1 4-6 y 6-1.

Zeballos, Pella y Olivo, fuera de juego

El marplatense Horacio Zeballos, de gran 2016 en la modalidad de dobles junto al chileno Julio Peralta, cayó por 6-7 (6) 3-6 7-5 6-2 y 22-0 ante el croata Ivo Karlovic, vigésimo sembrado en el orden de preclasificación. Esta contienda fue, sin duda alguna, la más destacada de la segunda jornada de acción en la metrópoli australiana.

El bahiense Guido Pella, por su parte, tuvo una paupérrima actuación en su debut en Melbourne. El español Roberto Bautista Agut (13), su rival de turno, le ganó por 6-3 6-1 y 6-1.

El rosarino Renzo Olivo, por su parte, perdió por 6-3 6-2 y 6-3 ante el coreano Hyeon Chung. La irregularidad, una constante para el 79° del ranking ATP, quien fue claramente superado por el joven asiático.

 

SkwIpzqLl_720x0

Una de cal y dos de arena para el tenis argentino en Melbourne Park

El porteño Diego Schwartzman, el único albiceleste en ganar en el primer día de acción de este Abierto de Australia. El azuleño Federico Delbonis y el marplatense Horacio Zeballos, en cambio, eliminados a la primera de cambio en Melbourne Park. En la jornada del martes se presentarán los cuatro argentinos restantes. Por Santiago Ángel.

Empezó bien, pero terminó mal. Así fue la jornada inicial para la Argentina en el primer Grand Slam de la temporada. Para muchos, previsible; para otros, no tanto. Lo cierto es que el saldo no ha sorprendido a nadie. Fue el primer día del torneo, y no deja de ser valorable el hecho de que ya haya un jugador instalado en la segunda vuelta del certamen oceánico.

¿Quién es ese jugador? Schwartzman, quien tuvo una enorme producción ante el uruguayo Pablo Cuevas, vigésimo segundo sembrado en el orden de preclasificación. Fue 6-3 6-3 y 6-0 para el oriundo de Villa Crespo, quien se mostró muy firme desde el servicio y, a partir de allí, edificó una victoria clave para su confianza. Su próximo rival será el belga Steve Darcis, quien batió al local Sam Groth (WC) por 3-6 6-3 6-2 y 6-2.

Los que no la pasaron tan bien fueron Delbonis y Bagnis. El primero de ellos, héroe en la final de la Copa Davis ante Croacia, sucumbió ante el estadounidense Steve Johnson por 6-3 6-4 y 6-4. Pese a que no llegó con la mejor preparación a la metrópoli australiana, el conducido por Gustavo Tavernini fue claramente superado por un rival que recientemente cayó en las semifinales del ATP 250 de Auckland, en Nueva Zelanda; el de Armstrong, por su parte, perdió por 7-6 (8) 6-3 y 6-1 ante el británico Dan Evans, quien el sábado se quedó con las manos vacías en la final del ATP 250 de Sídney, en Australia.

¿Qué hay para ver en la noche del lunes y en la madrugada del martes en la Argentina? Los ojos estarán puestos en lo que haga el bahiense Guido Pella, rival del español Roberto Bautista-Agut (13). Otro que también se medirá ante un

preclasificado es el marplatense Horacio Zeballos, quien tendrá como adversario al croata Ivo Karlovic, vigésimo favorito. Completan el chascomunense Carlos Berlocq y el rosarino Renzo Olivo frente al moldavo Radu Albot y al coreano Hyeon Chung, respectivamente.

f_16012017_murray_169

Sufrió, pero ganó: Andy Murray avanza en el Abierto de Australia

El británico, líder del escalafón mundial, se metió en la segunda vuelta del Happy Slam tras doblegar por 7-5 7-6 (5) y 6-2 al ucraniano Illya Marchenko. Su próximo oponente será el joven ruso Andrey Rublev, surgido de la fase previa. Por Santiago Angel.

No fue el debut que él esperaba, pero también vale ganar así. Andy Murray, de fenomenal 2016, ya está instalado entre los 64 mejores del primer Grand Slam de este 2017. Jugó, por momentos, mal; por otros, regular; lo que no logró es mostrar el nivel al que tiene acostumbrados a todos los amantes de este deporte.

¿Hay de qué preocuparse? No, debido a que comenzar un torneo ‘grande’ siempre es difícil. Jugar a cinco sets nunca es fácil, y menos con el calor de Australia -un factor que influye en ambos jugadores- como ingrediente extra. En su debut en Melbourne Park, el conducido por el checo Ivan Lendl tuvo que trabajar arduamente durante más de dos parciales para finalmente ‘romper’ el plan de juego que tenía previsto su adversario.

Los dos primeros sets, en los que Marchenko fue un hueso durísimo de roer, Murray se mostró muy irregular, tanto en los juegos de servicio como en los que tuvo que devolver. La balanza se decantó en su favor por el mero hecho de la experiencia. Muchos se preguntarán qué hubiese pasado si tenía del otro lado a un jugador con más ‘chapa’ que Marchenko. Lo cierto es que esa pregunta no tiene validez. ¿Los motivos? En primer lugar, fue la primera vuelta de un Grand Slam; en segundo, la importancia del partido; el tercero, el ritmo de juego; el cuarto, el día en sí. Así como hoy jugó ‘mal’, el miércoles, en su segundo partido en Oceanía, puede mostrar su mejor cara. Volviendo a lo que fue el cotejo en sí, lo mejor de Murray se vio en el tercer y último capítulo, ya con su rival de turno agotado mentalmente por las situaciones desperdiciadas.

¿El balance final fue negativo? No, debido a que pudo salir airoso en una tarde floja desde lo tenístico. Además, el de Dunblane mostró la hilacha cuando tenía que hacerlo, y ese no es un tema menor. Esas pequeñas diferencias son las que separan a los jugadores de élite del resto. Ganar en un mal día forma parte de su

gen, y eso es lo que ha hecho Murray en la Arena Rod Laver, la pista más importante en Melbourne Park.

El miércoles, por la segunda ronda, el cinco veces finalista de este torneo (2010, 2011, 2013, 2015 y 2016) se cruzará con el ruso Rublev, quien hoy batió por 4-6 6-3 7-6 (0) y 6-3 al taiwanés Yen-Hsun Lu. Será el primer cruce entre ambos.

f_16012017_Nishikori_03

Superó las turbulencias: Nishikori, al segundo turno en el Happy Slam

En un partido tan emocionante como irregular, el nipón, quinto en el orden de preclasificación, accedió a la segunda vuelta del primer Grand Slam del año tras superar por 5-7 6-1 6-4 6-7 (6) y 6-2 al ruso Andrey Kuznetsov. ¿Su próximo escollo? El francés Jeremy Chardy. Por Santiago Ángel.

Sufrió, pero sobrevivió. Una tarea que, a priori, tenía que haberla finiquitado sin demasiados inconvenientes, pero hubo pormenores que dificultaron la labor. En su presentación en Melbourne Park, Kei Nishikori, con el argentino Dante Bottino y el estadounidense Michael Chang como entrenadores, dio su primer paso en este Abierto de Australia.

Perseverancia y temple. Esas fueron las dos claves del éxito para el crédito de Shimane. No mostró el juego que lo caracteriza, pero salió airoso en una batalla que fue ardua desde el primer punto. Kuznetsov, su rival de turno, jugó un gran partido y lo hizo trabajar más de lo esperado, tanto en los juegos de servicio como en los que estuvo al resto.

El partido en sí tuvo sus momentos bien delineados. El primer set, en el que se esperaba una amplia supremacía en favor del asiático, se decantó del lado del ruso. En los dos capítulos posteriores, todo para Nishikori, quien empezó a adueñarse de las acciones. En el cuarto parcial, cuando parecía que el actual 5° del ranking mundial definía la contienda, Kuznetsov volvió a mostrar la hilacha y extendió el partido a una quinta y decisiva manga, en la que Nishikori sacó a relucir su mejor versión y logró acabar con un trámite que fue más largo de lo que él y su staff esperaban.

El miércoles, con el objetivo de meterse entre los mejores 32 del primer Grand Slam del calendario anual, el japonés estará cara a cara con Chardy, quien estuvo poco más de 20 minutos en cancha. ¿El porqué? La lesión de su rival, el español Nicolás Almagro, a quien superaba por 4-0 antes del retiro. Será el séptimo partido de la serie entre sí. ¿Quién lidera la misma? Nishikori, ganador de cuatro cruces. La

última vez que se enfrentaron fue en la edición 2016 del ATP 500 de Barcelona. Allí, por los octavos de final, este último se impuso por 6-3 y 7-5.

f_nadal_190116_132

Argentina y España, unidos por el mismo objetivo: irrumpir en el Happy Slam

Desde el lunes, y con Rafael Nadal como principal exponente, la ‘Armada’ buscará pisar fuerte en el Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la temporada. Los albicelestes, por su parte, no tendrán a Juan Martín del Potro, su principal raqueta en la élite. ¿Habrá sorpresas en Melbourne Park? Por Santiago Angel.

Llegó la hora. La gira previa, con los ATP´s 250 de Auckland (Nueva Zelanda) y Sídney (Australia) como certámenes finales, ya está a punto de dar paso a la competición en la que 128 jugadores intentarán tocar el cielo con la manos. De esos 128, España (10) y Argentina (5) tienen quince. Un número que, a simple vista, es alto; si se lo compara con ediciones anteriores, no. En el 2016, los europeos tuvieron 15 representantes, mientras que los sudamericanos se conformaron con seis hombres.

Los hispanos, con Nadal como arma de destrucción masiva, intentarán volver a posicionarse en las instancias finales. El manacorí debutará frente al alemán Florian Mayer, un jugador con un estilo de juego fuera de lo normal y que, en el caso de tener un buen día, puede traerle un dolor de cabeza al nueve veces campeón del Abierto de Francia.

Camino de Nadal a la final:

Primera ronda: Florian Mayer

Segunda ronda: Mikhail Youzhny (Rusia)

Tercera ronda: Alexander Zverev (Alemania, 24)

Octavos de final: Gael Monfils (Francia, 6)

Cuartos de final: Milos Raonic (Canadá, 3)

Semifinales: Novak Djokovic (Serbia, 2)

Final: Andy Murray (Gran Bretaña, 1)

Exceptuando al manacorí, el castellonense Roberto Bautista Agut -reciente ganador del ATP 250 de Chennai, en India- es quien corre con mayor ventaja para adueñarse de un boleto para jugar en la segunda semana. El actual 13° del ranking ATP comenzará su travesía ante el bahiense Guido Pella, uno de los cinco nombres que tiene el último campeón de la Copa Davis en el Grand Slam oceánico.

Por detrás de Bautista Agut, David Ferrer, ex número tres de la clasificación individual, es otra de las grandes esperanzas. El crédito de Jávea, de flojo 2016, se presentará ante Omar Jasika, una de las principales apuestas locales.

En menor escala aparecen Feliciano López y Albert Ramos Viñolas. El toledano se medirá ante el siempre difícil italiano Fabio Fognini, tan espectacular como irregular; el barcelonés, en cambio, tendrá un punto de partida más accesible, al poner primera ante un rival surgido de la clasificación.

Quien si la tendrá complicada será el madrileño Fernando Verdasco. ¿Su escollo a vencer? Nada menos que el serbio Novak Djokovic, escolta del británico Andy Murray en el escalafón mundial y seis veces ganador en Melbourne.

Resto de los españoles:

Guillermo García López – Mischa Zverev (Alemania)

Marcel Granollers – Dudi Sela (Israel)

Nicolás Almagro – Jeremy Chardy (Francia)

Los argentinos, a diferencia de los del viejo continente, no tienen un referente a seguir en este Abierto de Australia 2017. Al no estar el tandilense Juan Martín del Potro, quien poniéndose a punto para empezar su año en el ATP 250 de Delray Beach -en los Estados Unidos, a mediados de febrero-, las esperanzas recaen sobre el porteño Diego Schwartzman quien, a priori, tiene el ‘mejor’ cuadro para avanzar en la metrópoli australiana. Su oponente de primera ronda será el uruguayo Pablo Cuevas, vigésimo segundo en el orden de preclasificación. De seguir de pie, el dueño de casa Nick Kyrgios (14) podría ser su rival en la tercera vuelta.

Además de Schwartzman, de gran cierre de 2016 en el circuito Challenger -año en el que también obtuvo su primer ATP, al consagrarse en el 250 de Estambul, en Turquía-, Federico Delbonis y Guido Pella, miembros del equipo que levantó la ‘Ensaladera de Plata’ en Croacia, también dirán presente en el primer major de la temporada. El azuleño, héroe en Zagreb al superar a Ivo Karlovic en el quinto y último punto de la serie, jugará frente al estadounidense Steve Johnson, quien esta noche irá por el título en Auckland. Si sale airoso de dicho cruce, su próximo objetivo podría llegar a ser el suizo Stan Wawrinka, cuarto en la grilla de favoritos para quedarse con el título; Como lo mencionamos más arriba, el bahiense, el único de los cuatro elegidos por Daniel Orsanic que no jugó en la contienda final, se cruzará con Bautista Agut.

Resto de los argentinos:

Facundo Bagnis – Daniel Evans (Gran Bretaña)

Horacio Zeballos – Ivo Karlovic (Croacia, 20)

En caso de ganar su último partido en la fase previa, el santiagueño Marco Trungelliti podría ser el sexto argentino en pisar el cuadro principal. Su tercer y último adversario será el japonés Go Soeda (29).

Diego Schwartzman - Rafael Nadal Men's Singles - Round 2

Schwartzman y Zeballos, fuera de juego en Auckland

En la primera jornada del ATP 250 neozelandés, el porteño cayó por 7-6 (1) y 6-3 ante el tunecino Malek Jaziri. El marplatense, por su parte, sucumbió por 6-4 y 6-3 frente al checo Jiri Vesely. El Abierto de Australia, que comenzará la próxima semana, el desafío inmediato en la carrera profesional de ambos. Por Santiago Angel.

Jornada magra en la tierra de los All Blacks. En Auckland, capital financiera de Nueva Zelanda, Diego Schwartzman y Horacio Zeballos se despidieron en un abrir y cerrar de ojos. No fue lo que esperaba ninguno de los dos, pero sirvió para seguir poniéndose a punto de cara al primer Grand Slam de la temporada, que iniciará dentro de siete días en Melbourne Park.

Schwartzman, que venía de llegar a los octavos de final en el ATP 250 de Sídney (Australia), se mantuvo en partido hasta el desempate del primer parcial. A partir de allí, tras un lapidario 7-1 que decantó la balanza en favor de su rival, se fue psicológicamente del partido, lo cual fue decisivo en el balance final.

Zeballos, por su parte, jugó un buen partido ante Vesely, pese a que el resultado -algo exagerado, valga la redundancia- no lo dejó en evidencia. En la primera manga, ‘Zebolla’ tuvo tres posibilidades de quiebre, pero no pudo aprovechar ni una de ellas. Su rival, en cambio, se quedó con la única de la cual dispuso. Luego, en el segundo parcial, el crédito de Príbram rompió el servicio del albiceleste en dos ocasiones, una cifra determinante para las aspiraciones de seguir con vida para este último.

Tras la caída de ambos en sus respectivas presentaciones, el único argentino que continúa de pie es el rosarino Facundo Bagnis, quien este martes debutará ante el británico Brydan Klein. Será el primer cruce entre sí.